Gran victoria para la República Dominicana: EE. UU. la elimina de lista de vigilancia por piratería y robo de propiedad intelectual

9 mayo 2024

La Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés), eliminó a la República Dominicana de su lista de vigilancia especial “Informe 301 de EE. UU. sobre Propiedad Intelectual”.

Este hito histórico demuestra el compromiso del país con proteger los derechos de propiedad intelectual, y a la vez, envía un mensaje positivo a la comunidad global y a los inversionistas extranjeros, sobre la seguridad jurídica y las oportunidades de negocios que les ofrece la República Dominicana.

La Lista 301 es una herramienta del gobierno de los Estados Unidos, para identificar y monitorear a los países que considera que no protegen adecuadamente, los derechos de propiedad intelectual de las empresas estadounidenses.

Previo a esto, la República Dominicana figuraba en la Lista 301 debido a preocupaciones relativas con la piratería de música, películas, softwares y productos falsificados. Algunas de estas preocupaciones eran la aplicación de las leyes de propiedad intelectual y, la protección de los derechos de los titulares de derechos de autor en el país.

Este impacto negativo ante la imagen y seguridad jurídica de la República Dominicana, conllevó a que el gobierno dominicano implemente medidas contundentes para proteger la propiedad intelectual y, reducir la piratería en su territorio.

La aplicación de estas medidas gubernamentales creó un entorno más favorable, para la protección intelectual, fomentando así la innovación y la creatividad. Esta mejora sustancial beneficia a las empresas locales e internacionales, al proporcionarles un mayor nivel de seguridad en la protección de sus derechos.

Igualmente, dichas medidas fomentan el desarrollo económico a nivel nacional e internacional y, realzan la reputación del país proyectando a la República Dominicana como un destino de inversión en la región del Caribe.

La eliminación de la lista promueve a la República Dominicana como un socio comercial, libre de barreras o restricciones por parte de los Estados Unidos. Igualmente, incentiva que los empresarios e inversionistas consideren a la República Dominicana como un destino y clima favorable para hacer negocios. Esto se traduce en un aumento de las inversiones extranjeras y, en la generación de empleos en el país.