Fomento del turismo sostenible en la Rep. Dom.: legislaciones dominicanas y compromiso de los inversionistas

23 enero 2024

Autores: María Álvarez y Ney De La Rosa

Durante las últimas décadas, el desarrollo turístico en la República Dominicana ha mantenido un crecimiento constante, convirtiendo al país en el destino turístico más popular del Caribe (y el noveno a nivel mundial), conforme al premio Traveler’s Choice Best of the Best 2023 publicado por Trip Advisor.

En ocasiones, este desarrollo del turismo se ha tornado agresivo al medioambiente, al no implementar siempre las mejores prácticas y los usos internacionalmente aceptados, para reducir el impacto ambiental negativo que genera la industria turística, lo cual afecta su sostenibilidad.

Regulaciones dominicanas que mitigan el impacto negativo en el ecosistema
La inobservancia de aplicar los mejores métodos en procesos de manejo de desechos sólidos y orgánicos, la disposición y procesamiento de las aguas negras generadas por la industria, las prácticas tendentes a reducir el impacto de edificaciones turísticas en los ecosistemas en los cuales se desarrollan, entre otros factores, inciden en la sostenibilidad del turismo.

En vista de esto y, para mitigar los efectos de las prácticas irresponsables, el Estado Dominicano creó diversas regulaciones que moderen dichas costumbres y sus consecuencias, entre las que citamos las siguientes normativas y legislaciones:

– Ley General de Gestión Integral y Coprocesamiento de Residuos Sólidos No. 225-20.
– Ley 57-07 sobre Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y sus Regímenes Especiales y sus modificaciones.
– Ley No. 368-22 de Ordenamiento Territorial, Uso de Suelo y Asentamientos Humanos.
– Ley General de Salud No. 42-01, la cual dispone el tratamiento de aguas negras.

Inversionistas demuestran interés en promover el turismo responsable
Partiendo de esta realidad, y de los esfuerzos nacionales e internacionales a favor de un turismo responsable que garantice la sostenibilidad económica y, acorde con las mejores prácticas medioambientales; los principales actores del sector turístico en la República Dominicana han demostrado mayor interés en proteger el entorno.

Entre estos actores figuran el Estado Dominicano, los promotores turísticos e inversionistas que procuran reducir el impacto ambiental con el turismo responsable, promover la conservación de los recursos naturales y culturales y, fomentar el desarrollo económico y social de las comunidades dominicanas.

En consecuencia, los inversionistas tienen alto interés en alinear sus proyectos turísticos dominicanos con los objetivos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), en pos de promover un turismo que favorece la conservación de la biodiversidad, los ecosistemas y el bienestar social; al integrar a las comunidades locales, crear de fuentes de trabajo y promover el crecimiento económico del turismo en las zonas donde desarrollan sus proyectos.

Crece conciencia medioambiental en los turistas y en la industria turística
La visión del turismo responsable también está impulsada por la conciencia medioambiental de los turistas, reflejada en la elección de sus destinos turísticos y, en su interés de interactuar con el entorno social de dichos destinos.

Igualmente, la industria turística también refleja la conciencia del medioambiente desde la planificación, diseño y construcción de los proyectos turísticos; hasta la administración de los recursos acuíferos, el control de residuos, el control en el uso y gestión de la energía y, en la promoción de los recursos naturales del entorno.

También, la industria evidencia el turismo responsable en la interacción con la comunidad local y su cultura, los cuales son fundamentales para crear la experiencia única y memorable que buscan los turistas.

Impacto positivo del turismo sostenible en la República Dominicana
Estas iniciativas y aspectos claves del turismo sostenible en la República Dominicana, garantizan la sostenibilidad de la industria y, la mejora sustancial en la experiencia del turista. A su vez, incentivaron el incremento de empleos, con el aumento del comercio y las actividades económicas en las comunidades, y, contribuyeron a reducir la pobreza, la informalidad laboral y la exclusión social en las comunidades.

Es evidente que la República Dominicana continúa su compromiso en desarrollar prácticas turísticas responsables, que equilibren el crecimiento económico con la protección del medio ambiente y, la preservación de la cultura dominicana.